martes, 25 de octubre de 2011

No sé.

No sé por qué, cuando desaparece la nieve vuelven los rayos.
No sé por qué, duran tan poco los buenos ratos.
No sé por qué, el café me aleja de tus sueños.
No sé, por qué te hablo.