sábado, 18 de abril de 2009

No lo siento.

Me duelen hasta los pensamientos cuando lluvia anuncia su llegada. Me siento aplastado por el plomo, de una vida que oprime mis movimientos. Me siento abandonado cada mañana, cuando despierto de nuevo aparentemente vivo.
Debes estar cansada de mis tristezas, deben sonarte siempre a la misma canción machacona y pesada, debes odiar mis melancolías y mis torpes movimientos. ¿Lo siento?
Ni siquiera lo siento. El dolor, la opresión, el abandono... han sido capaces de imponerse al resto. Sólo me siento cansado.
Alegría, ilusión, actividad... son palabras vacías y lejanas, palabras perdidas en no sé que tiempo.
No me llegan tus caricias, ni tus sonrisas, ni tus letras que combinas con cariño. No me llegan tus proyentos, tus deseos, tus esperanzas. Finjo a veces escucharte, a veces finjo una sonrisa, a veces actúo en una escena de satisfacción por tus desvelos.
No me extrañaría perderte, no me extrañaría tu cansancio ni que te revelaras a vivir esta no vida larga y constante.
Yo sí quisiera perderme, acabar de estar cansado, reposar para siempre tras la losa traicionera que cargo sobre mis espaldas, sin terminar nunca de sepultarme.
Siento, pero no lo siento.

4 comentarios:

Carla Débora dijo...

*acabar de estar cansado
Siento, pero no lo siento.*

DeFiNiTivaMente identifikda!
Kuando TerMinara?_ Terminará?_
Todavía me enkuesta volver a eMpezar!

___pero zé q tu Lo LoGraraz!

zaLudoz!

luna45 dijo...

HOLA QUERIDO AMIGO

TUS ESCRITOS MUY INTERESANTES AUN QUE MUY TRISTES

TE DEJO UN GRANSALUDO

BESITOS

virgen sanchez cruz dijo...

me encanta como escribes, es una verdadera dicha haber encontrado tu lectura en esta maraña de mentiras que a veces suele ser internet

Inés (y yo).. dijo...

Morir para nacer...