domingo, 7 de diciembre de 2008

Dionisio

Nos hemos perdido demasiado tiempo en la razón, hemos matado la vida pretendiendo encerrarla en conceptos muertos y deformantes de la realidad. Hemos condenado a los sentimientos al plano de los defectos, de la debilidad, de la imperfección y por el camino, nos hemos perdido a nosotros mismos encerrándonos en cuadrículas lógicas, clasificaciones falsas, órdenes inventados.Hemos llamado locos a los que han sabido asumir su condición humana, su condición emotiva y han roto las reglas, las normas, las clasificaciones y los órdenes. Locos que han vivido el deseo, los sueños, lo prohibido, lo imposible y han inventado nuevos mundos, nuevas vidas, nuevos sueños.¡Hipócritas!: Hemos subido a los altares a los triunfadores, los hemos llamado genios, visionarios, creadores -aunque haya sido siglos después de enterrarlos en vida o en muerte-. Hemos medicado, encerrado, marginado a los que no tuvieron la suerte de hacerse populares, de ser aceptados por la cultura dominante.Dionisio murió asesinado por Apolo y ahora, tras tres milenios de un asesinato reincidente, nos es imposible salir de nuestras cuadrículas, de nuestros parámetros. Nos autoreprimimos por miedo a vivir, nos negamos por esa imposibilidad impuesta desde siempre para ser nosotros al margen de los demás, de sus prejuicios y de sus reglas.Yo soy cobarde, ésta es mi excusa. No soy capaz de saltar con Kierkegaard al abismo, no soy capaz de arriesgarme ni al fracaso ni al ridículo, no soy capaz de romper las reglas y arriesgarme a la crítica, al ostracismo, a que me señalen con el dedo. Soy un cobarde, una víctima de mi razón, una víctima de Apolo.

1 comentario:

Penélope dijo...

Me ha gustado tu escrito. Refleja un gran apasionamiento, y me parece, que también algo de rabia, de enfado. Pero fíjate, salir del mundo cuadriculado que se nos supone, y en el cual, algunos se condenan, no significa necesariamente el ostracismo, o la negación y la crítica mediática de todos. Puede que te asombrases de las reacciones positivas que provocarías a tu alrededor. No siempre salir de lo "previsto" significa hacer algo rocambolesco e inaudito. No necesariamente nos tenemos que mover en los extremos.

No sé si me he explicado bien, o si he entendido bien lo que querías decir.
Pero me ha gustado.

Un saludo.