jueves, 11 de diciembre de 2008

Naufragar

Naufragar es perder el rumbo, el dónde y el cuándo. Es tocar la arena tórrida y las desoladas rocas, mirar a tu alrededor circular sin encontrar un pequeño punto diferente.
Naufragar es, después de todo, la única salida para no hundirte del todo, para no perecer en el desastre.
¿Y después qué?
Navegar es acto, es fuerza, es lucha. Permanecer es convertirte en inerte, desorientación, indecisión, desconocimiento.
Unos naufragos salieron hacia Ítaca, conocían los riesgos pero también su destino. Asumieron la incertidumbre y el posible fracaso. Tenían corage, fortaleza para luchar y rectificar el rumbo.
Otros lanzaron su botella, ignorantes de su ruta, de su camino, de si tocaría tierra o nave. Se quedaron en la arena junto al azar esperando quizá la nada. Pero en su futuro, en su proyecto, fueron capaces de garabatear un mensaje, una idea, un algo que decir, una pequeña referencia sobre su lugar.
Naufrago naufragado, sin fuerza para partir, sin Ítaca a la que llegar, sin mensaje que enviar. Quemándose en la arena de su isla porque es lo único firme que queda bajo sus pies.
¿Partir, lanzar la botella o permanecer inmóvil sin mirar?

6 comentarios:

Carmen Aliaga dijo...

por supuesto que podemos compartir la soledad, la desesperanza...pero también lo contrario
gracias por entrar en mi blog
¡hay excasos momentos en que sí merece la pena todo, llegan cuando uno menos se lo espera pero vienen ¡estate alerta¡
un abrazo fuerta

Anónimo dijo...

Hay ocasiones en los que es importante naufragar. Para aprender, para realizarte como persona cuando hayas podido tocar tierra.
Aunque en ocasiones parezca que es imposible salir de esa isla desierta, luchando y nadando a contracorriente se puede llegar a cualquier lugar.
Un saludo.

CONRA dijo...

Hola J.J.
No te detengas, navega... navega... no puedes permanecer inmóvil, mirando a ninguna parte.
Un saludo

LIS dijo...

Yo eligo lanzar la botella, tal vez alguien entienda el mensaje, lo descifre y venga en mi auxilio.

Sin embargo, no dejo de navegar se que pronto llegare a tierra firme.

Saludos, y gracias por visitar mi espacio.

rosario dijo...

Sal desde lo más profundo de tu alma y navega sin miedos, solo siente escúchate y mira diferente todo lo que te rodea, seguro que encontraras lo que necesita tu corazón.

Feliz navidad

Besos

Instinto Femenino dijo...

Un abrazo...